Una familia minera

 

Rafael Argüelles Suárez (-1922), capataz de minas y fábricas (Mieres). Natural de Lada, concejo de Langreo.

 

En el año 1876 vivía en La Rebollada (Mieres) y desempeñaba el cargo de capataz-jefe del Grupo Nicolasa de Fábrica de Mieres. Fue quien diseñó el plano inclinado de exterior de 3 carriles que bajaba el carbón hasta el nivel de la estación de ferrocarril de Ablaña, donde existía un cargadero.

Posteriormente vivió en Oviedo, donde prestaba servicio en las minas del Naranco de mineral de hierro.

 

En el año 1902, el rey Alfonso XIII visitó Asturias y el rector de la Universidad de Oviedo quiso mostrarle los monumentos del Naranco. Para ello utilizaron las instalaciones de la mina. Por orden de sus superiores, Rafael actuó como maquinista

de la locomotora de vapor que transportó a la comitiva real.

 

Con posterioridad tuvo a su cargo explotaciones de Fábrica de Mieres en Quirós, donde trabajaba también un hermano suyo como capataz de minas, y Santo Firme, Llanera.

 

Leoncio López Díaz (1869-1934), capataz de minas, hornos y máquinas. Natural de Guyame, en la parroquia de San Cucao de Llanera. Yerno de Rafael Argüelles, casó con su hija Aurora.

 

Estudió en la escuela de aprendices de Fábrica de Mieres y en la Escuela de Capataces de Minas. Su primer empleo fue en la Sociedad Hullera Vasco Leonesa, en Ciñera (León).

 

En el año 1894, Rafael Argüelles lo llevó de capataz jefe al grupo Santofirme de Fábrica de Mieres, ya que, en sus primeras visitas había encontrado las explotaciones mal organizadas.

 

Fue Secretario de la Asociación de Capataces Facultativos de Asturias, creada en 1908, en el trienio de 1917 a 1920.

 

Manuel Vázquez Carrio (1876-1931), vigilante de primera. Natural de El Coto, en la parroquia de San Juan Arenas, concejo de Siero.

 

Minero desde los 9 años, debido a la muerte de su padre, Celestino, en un accidente minero. Trabajó en la Braña del río Tuilla y en Hulleras de Rosellón. Desde allí, fue trasladado, junto con otros compañeros, a Santo Firme, por Francisco de Orueta, debido a su prestigio como vigilante.

 

Allí ocupó el puesto de Vigilante General de la mina, con derecho a casa (en La Minona) y categoría de vigilante de primera. Por reducción de actividad en el socavón Peñón, se trasladó con su familia a Villabona.

 

Luis López Argüelles (1899-1976), ayudante facultativo de minas y fábricas metalúrgicas. Nació en La Minona, junto a la bocamina del Peñón. Hijo de Leoncio López y yerno de Manuel Vázquez, casó con su hija Rosario, maestra nacional. Su padrino de bautismo era Rafael Argüelles.

 

El 1 de junio de 1916, a punto de cumplir 17 años, comenzó a trabajar en la empresa Orueta e Ibrán, S.R.C. – Minas de Santo Firme, con la categoría de escribiente. Estudió en Mieres la carrera de Ayudante Facultativo de Minas y Fábricas Metalúrgicas (1916-1921).  Tras realizar únicamente la instrucción del servicio militar (por cupo) es ascendido, en noviembre de 1922, a Facultativo Auxiliar, a las órdenes de su padre, Leoncio.

 

El día 14 de junio de 1928 sufrió un accidente laboral, debido a una explosión de polvo de carbón en la guía de la capa “San Julio Sur” en el primer piso de Cárcaba, en la que fallecieron varios mineros. Sufrió quemaduras en la cara y en las manos, en las zonas que la ropa de trabajo no cubría, en el momento de la explosión.

 

Al fallecimiento de su padre, septiembre de 1934, pasa a ocupar su puesto en la mina, interinamente, hasta enero de 1936 en que es confirmado en el cargo. Continuó en el mismo hasta su jubilación.

 

En el año 1961 le fue concedida la medalla de Santa Bárbara de oro, por el Sindicato Nacional del Combustible.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
Algunos derechos reservados CC BY-NC Luis Manuel López Muñiz