Espato flúor

Las primeras labores en espato flúor por Minas de Villabona, S.A. se realizaron después del año 1937.


En el año 1943 se iniciaron varios trabajos para la investigación y posible explotación del yacimiento de espato flúor en esa época se efectuaron varias calicatas y se reconocieron otras antiguas ya efectuadas en tiempos de la Real Compañía Asturiana de Minas.


Así mismo, en la ladera norte de Mundín se avanzó un transversal (4º piso), que cortó una de las capas. De esta capa se extrajeron 1.816 t, que, por los datos existentes, se vendieron con la calidad de metalúrgico, posiblemente a la Sociedad industrial Asturiana Santa Bárbara, Fábricas de Moreda y Gijón. Dirigió los trabajos, entre otros, el Sr. Bericúa, técnico de SIA.


El transporte del mineral se realizó en carros tirados por bueyes por caleyas desde la bocamina hasta la plaza del 1er piso, donde se cargó en vagones de RENFE a su destino.


La ley de este mineral, según los análisis que se conservan, osciló entre los siguientes valores:

Mineral  Contenido (%)
CaF2 74 - 90%
SiO2 5,69 - 24,40 %
CaCO3 1,44 - 1,79 %

La explotación de carbón se abandona en el año 1966-1967, pasando la actividad de Minas de Villabona, S.A. a ser únicamente la extracción de espato flúor, alcanzándose una producción anual superior a 35 000 t, con una ley media en CaF2 del 50%.

Sobre el año 1967, al quedar Minas de Villabona, S.A. dedicada únicamente a la extracción de espato, y habiéndose adquirido a Fábrica de Mieres las concesiones del grupo Santo Firme, se pudo comprobar que esta empresa ya había efectuado calicatas para espato flúor en las concesiones Voluntad 2ª (nº 16.695) y Juan Cuervo (nº 3.011), sitas en la zona de Las Cabañas, cerca del paraje de La Miranda, obteniendo resultados positivos en la zona oeste del yacimiento.


Recorrida esta zona por técnicos de Minas de Villabona, S.A. se contactó con un vecino de La Miranda (Casa de M. Álvarez), el cual manifestó que había oído contar a su abuelo que en los años 1820, aproximadamente, unos forasteros que traían pendientes habían efectuado un pozo en la zona de Las Llamargas y sacaron unas piedras de color azul parecidas a cristales que vendían para joyas.


Se recorrió dicha zona y efectivamente se encontró dicha labor, apareciendo entre los escombros mineral azul de espato flúor. Dado que la citada zona no pertenecía a ninguna concesión de Minas de Villabona, S.A. y el terreno era franco se solicitó el mismo siendo concedida a Minas de Villabona, S.A. un concesión denominada “Ampliación a Por si vale”, nº 29.761.


Esta zona oeste colinda con las concesiones que en su día explotó para carbón las famosas minas de Ferroñes, María Antonia y Ampliación a María Antonia.


Posteriormente en el año 1979, el señor Landeta, geólogo de Minas de Villabona, S.A., hizo un estudio de esta zona “Por si vale”, efectuándose dos sondeos y varias calicatas, localizándose el pozo en cuestión y encontrándose zonas minadas. El pozo está dado por el filón existente en la falla Trías/Carbonífero.

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
Algunos derechos reservados CC BY-NC Luis Manuel López Muñiz